martes, 10 de noviembre de 2009

Punto de inflexión

Hoy. Hoy es el día. Hoy se produce el punto de inflexión. A partir de hoy todo cambia. Todo va a cambiar. No precisamente por lo azaroso del destino o por la alineación de unos cuantos astros. Los astros van a seguir su curso hagamos lo que hagamos nosotros.

Hoy cambia todo porque yo lo decido. Sigo pensando todavía que es una decisión algo ególatra, o cuanto menos, egocéntrica. Siempre he tenido algo de vergüenza a llevarme la pelota a mi terreno. A ser yo quien lanzara primero la caña al mar. A optar al premio, pese a saber que tenía casi todas las de ganar. Siempre he preferido intentar hacer las cosas fáciles a los demás, al tiempo que me olvidaba un poco de mí mismo en detrimento del bien general, y aunque todavía creo que en parte es lo correcto, que en teoría es así como se debe actuar… a estas alturas pienso que es importante, más bien imprescindible, añadir un corolario que matice esta regla. Éste consiste en que voy a dedicarme en cuerpo y alma a:

a) A mí mismo: porque me lo merezco, porque estoy cansado de dar sin recibir, no por el hecho de recibir, sino por el hecho de no ver consecuencias en el acto de dar. Por la ausencia de agradecimientos, por la ausencia de empatía, por lo escatimado de los beneficios. Porque estoy harto de víboras y aguijones, de parásitos y sumisión.

b) A aquellos a quien importo: porque me he dado cuenta de que no obligatoriamente han de coincidir con aquellos que me importan, y eso es extraño, y en ocasiones puede llegar a ser doloroso. Deseo a partir de ahora ser, no más selectivo, sino más cuidadoso con las personas que me rodean a quienes quiero y que me quieren, porque no quiero herirles, no lo merecen. Por ello voy a intentar alejarme de todos aquellos que no aporten gran cosa a mi vida y de todos aquellos a quien no importe un comino.

¿Qué implica todo esto? Con esto simplemente quiero hacer saber (en realidad no es hacerlo saber, pues esto va a ser leído por menos de media docena de personas a quien yo lo transmitiré); con esto simplemente quiero dejar constancia de mi sincero intento de mejorar, en todos los aspectos, mi calidad de vida. Voy a intentar alcanzar todo lo que me propongo, porque me gusta comprometerme con muchas causas y muchas personas, pero me gusta mucho más poder satisfacer todas las expectativas. Voy a intentar no dañar a quien tengo a mi lado y evitar que quien tenga a mi lado me dañe a mí. Sin necesidad de crear corazas, tan sólo mi sentido común y algo más de objetividad podrán hacer milagros con algo de práctica. Voy a intentar olvidar. Hacer borrón y cuenta nueva. Dejar de lado la alienación y a todo aquel (toda aquella) que la hubo provocado, de manera que en el menor tiempo posible (eso sí, el justo y necesario) pueda volver a centrar mi espíritu en alguien a quien complementar y que me complemente. Voy a devolverle, o por lo menos a intentarlo, todo lo que se merece a una gran persona que espero deje de sufrir tanto como sufre por los demás, porque en el fondo somos iguales, he salido a ella y se nota, y por ello voy a intentar que compartamos una filosofía común, porque mi madre se lo merece.

Y esta, mi hoja de ruta, mi cuaderno de bitácora, mi cuaderno de a bordo, queda estrenada con la firme promesa de cambio de aires, de un nuevo mundo que se empieza a construir desde ya, con unos cimientos válidos y otros que hay que eliminar por completo, pero con la ilusión y la confianza más puras que se puedan imaginar. Hoy me siento pleno, y hacía mucho que no decía algo así.

Gracias, gracias, gracias, gracias…

2 comentarios:

  1. Huele a revolución interna!

    me gusta, me gusta....me encanta!

    Por cierto...una cosa te quería decir...Sabes que te adoro y respeto muchísimo, pero permíteme criticarte al decirte que no se a Santo de que estúpida razón intentaste hacer las cosas más fáciles a los demas humanos...eso nisiquiera lo intentes...con nosotros solo consigues que nos volvamos más vagos. Es nuestra naturaleza. Se han tenido que instalar retretes que tiren de la cadena por si solos, porque la gente no tiraba de ellas esperando a que lo hiciera el siguiente....y claro....menudo pestazo señores...

    Bueno, despues de este miniconsejo me marcho! Buena suerte con todo esto!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Podrás hacer todo aquello que te propongas.
    Si algo puede salir bien... saldrá mejor.

    ResponderEliminar