lunes, 8 de noviembre de 2010

Amen (as seen on Händel's Messiah)

Puedo estar cansado, pero soy infatigable.
Puedo estar atormentado, pero consigo hacer que cualquier tempestad que recorra mi cabeza amaine, si me lo propongo.
Puedo echar fuego por los ojos, y quizás debiera hacerlo, pero soy más feliz manteniéndome en paz.
Puedo incluso cambiar absolutamente todo de mí, pero no serviría de nada.
Puedo parecer inquieto, curioso, impaciente, y es porque lo estoy, porque lo soy.
Puedo tener ganas de mandar todo lejos, muy lejos, y olvidarme para siempre, pero soy de los que piensa que la vida está hecha para no ser fácil. Si lo fuera, además de que todos seríamos iguales, cualquiera podría alcanzar cualquier meta. Yo quiero plantearme la mía y hacer todo lo posible para llegar a ella. Holgado o ahogado, pero mi meta es mía y nadie me la quita.

Podría desempolvar todos los manuales, pero prefiero mezclar instinto e ingenio. Empiezo ya mismo. Empecé hace tiempo. Empiezo con cada nuevo día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario